camino

Es conocido como Camino Real de Tierra Adentro, también como Camino de la Plata y como Camino a Santa Fe, es la ruta histórica más importante del continente americano, con casi dos mil 900 kilómetros y pasa por el corazón de Durango.

Hace tres años la UNESCO declaró Patrimonio Mundial de la Humanidad al camino más antiguo y extenso que fue trazado por los conquistadores españoles para desarrollar el comercio, facilitar las campañas militares y apoyar la colonización y evangelización del norte de la Nueva España.

El Camino Real de Tierra Adentro que se integró durante la época de la Colonia, iniciaba en la ciudad de México y terminaba en Santa Fe, Nuevo México, Estado Unidos.

Durango es el único estado que alberga 19 sitios de la ruta como itinerario cultural, los más atractivos son: Villa de Nombre de Dios que destaca por su gastronomía que se conforma entre otras comidas típicas, por gorditas, conservas, dulces regionales, cajeta y membrillos. Este lugar es también famoso por su producción de mezcal y por los curados de membrillo y perón.

Con el descubrimiento de la plata, los conquistadores avanzaron hacia el norte donde establecieron misiones en diversos sitios que posteriormente se transformaron en pujantes ciudades norteñas, como Durango, Sombrerete, Chihuahua, El Paso, Alburquerque y Santa Fe, por ahí se transportaron grandes cantidades de plata y mercurio, trigo, maíz, leña, mercancías y animales.

Otro de los sitios es Súchil, el Camino Real entraba en Durango por este poblado, en el que puede admirarse la parroquia de la Inmaculada Concepción, donde se encuentra la Virgen del Valle de Súchil.

El Saltito: Un bello paraje rodeado de impactantes cascadas y bellos paisajes donde se han filmado varias películas de gran fama a nivel mundial.

Reserva de la Biósfera de Michilla: Lugar donde se lleva a cabo uno de los más exitosos programas de conservación del lobo mexicano.

Otros sitios de relevancia que también son parte de esta ruta son: la Iglesia de Jesús de Nazareno (siglo XVII – XVIII) una de las más antiguas del norte de México, edificada por los indígenas tarascos; el templo de Nuestra Señora de la Natividad “La Ermita” (siglo XVI – XVII), situada en lo que fuera el barrio de los Indígenas Mexicanos y la Barranca de San Quintín.

Conoce el Centro Histórico de la Ciudad de Durango

En 1562, don Francisco e Ibarra, hijo de uno de los fundadores de Zacatecas, fundó la Villa de Guadania, cerca al viejo asentamiento de Nombre de Dios. Dicha villa fue renombrada más tarde como Durango, en recuerdo de la localidad del mismo nombre en la provincia española de Vizcaya, de donde De Ibarra era originario.

Actualmente, el nombre oficial de la ciudad es Victoria de Durango, en honor a Guadalupe Victoria, primer presidente de México, originario de Tamazula, Durango.

Desde su establecimiento, la ciudad de Durango ha acumulado cerca de mil construcciones monumentales de valor histórico y artístico, con estilos muy diversos que van desde el neoclásico y barroco hasta el neogótico.

Caminar por sus hermosas calles es como recorrer un museo de arquitectura al aire libre. De hecho, el Centro Histórico de Durango – con sus 145 manzanas -  contiene la mayor cantidad de inmuebles históricos catálogos en el norte del país por el INAH y es considerado el octavo centro histórico más grande y bello del país.

Actualmente, el Centro Histórico pasa por un periodo de renovación. Hasta el momento, 200 edificios remozados han recuperado la arquitectura  original de 190 fachadas e iluminado 78 construcciones históricas, templos y monumentos.

Se espera que en próximos años el Centro Histórico recupere su total esplendor.

Entre algunas de estas edificaciones destacan, la Catedral Basílica Menor, los templos de Santa Ana, San Agustín y San Martín; además de la Plaza de Armas, los Palacios de Gobierno, Legislativo y Municipal, y la casa de los Condes de Súchil y del Arzobispado.

En Durango, la tradición de recorrer el centro de la ciudad sigue vigente; los eventos que se llevan a cabo cada fin de semana en escenarios del Corredor Constitución, la Plaza de Armas y la plaza IV Centenario, permiten admirar la maravillosa arquitectura de la ciudad.

Aventúrate a cruzar el Puente de Ojuela

Uno de los lugares más bellos de Durango es la región de Mapimí, un municipio de bellos paisajes naturales donde se encuentran los vestigios de una ciudad minera fundada en el siglo XVI, y que en su época de máximo apogeo llegó a tener más de cinco mil habitantes.

A mediados del siglo XX, la mina de Santa Rita se inundó y el pueblo fue abandonado, quedando como único recuerdo del poblado de Ojuela, un magnifico puente colgante creado por el alemán Santiago Minguín, quien se inspiró en él para diseñar el Golden Gate de San Francisco, en Estados Unidos.

Construido a partir de 1898, el puente de 318 metros de largo y 18 metros de ancho cuelga sobre una barranca de 95 metros de profundidad. Estructura que constituye el principio de un viaje por los túneles de la mina de Santa Rita, que desembocan en un balcón natural donde se aprecian las bellas tonalidades desérticas del bolsón de Mapimí, sede a su vez, de la enigmática Zona del Silencio que comparten Durango, Chihuahua y Coahuila.

El recorrido puede concluir con una irresistible dosis de adrenalina, ya que de manera paralela al Puente de Ojuela, corre la tirolesa más grande de México en un solo tramo de 330 metros de recorrido en 18 segundos sobre un barranco de 120 metros de profundidad.